Psicología rural

En el ámbito rural, donde tenemos escasez de “casi todo”, es bueno ampliar el zoom y apreciar lo que sí tenemos. Tenemos tranquilidad (a veces demasiada) al contrario de la vida agitada de la ciudad. La naturaleza nos rodea por donde mires, sólo hace falta calzar las botas adecuadas y salir a disfrutarla. No somos demasiados pero los que somos estamos, y es agradable valorar cada saludo y cada conversación (que no son pocas). En muchos núcleos poblacionales hay centros de salud, farmacias, tiendas de servicios así como hostelería y alojamientos. Es el caso de Villalón, pero en otros pueblos cercanos se carece de la mayoría de estos servicios. Es una realidad. La psicología en el ámbito rural pretende acercar la profesión y sus servicios a todas aquellas personas que necesiten orientación y ayuda psicológica para cualquier aspecto emocional o bloqueos personales, que puedan ser solventados con una buena escucha, empatía y técnicas psicológicas adecuadas.

Más que terapia

La psicología en general es más amplia que la aplicación terapéutica. En numerosas ocasiones no tenemos claro si pedir la ayuda de un profesional de la psicología. ¿Por qué ocurre? por que, por lo general pensamos que sólo hay que ir al psicólogo cuando creemos que padecemos un trastorno mental. Y no es así exactamente. Sí conviene acudir a un psicólogo cuando creemos que padecemos tal sufrimiento, pero también podemos ir al psicólogo cuando, en nuestro día a día, y, sin necesidad de padecer un trastorno psicológico, necesitamos el apoyo y la orientación de un profesional de la psicología. Este es mi caso. Trabajo en el ámbito humano previo al padecimiento de un problema de índole clínica. En este ámbito se encuentran las relaciones personales, la relación de pareja y los bloqueos o conflictos emocionales.